jueves, 26 de diciembre de 2013

El Exorcista - 40 Años Después

Hay películas que están por encima del bien y del mal, películas que serán recordadas por los siglos de los siglos. Han pasado 40 años desde su estreno y El Exorcista (William Friedkin, 1973) sigue siendo de imprescindible visionado, ya no solo para los amantes del cine de terror, sino para los cinéfilos en general.

¿Es El Exorcista la mejor película de terror de todos los tiempos? Pues eso va en los gustos de cada uno, incluso hay mucha gente a la que no les parece para tanto. Pero no encontrareis un solo ranking sobre "Las mejores películas de terror de la historia" en los que no esté El Exorcista, y en la mayoría de ellos además en lo más alto de la lista.

¿Qué tiene la historia de Regan McNeal para que sigamos hablando de ella cuatro décadas después? Veamos:

El Origen


Lo de "basado en hechos reales" siempre da un plus de interés a una película, y más si hablamos de cine de terror. Pero casos como La Matanza de Texas (Tobe Hopper, 1974) no tienen casi nada que ver en su argumento con el hecho en que se basan.

Con El Exorcista no hay trampa ni cartón, se basó en una supuesta posesión demoníaca a un niño de 14 años en 1949. Su identidad nunca se ha hecho pública, pero el escritor Thomas B. Allen hizo un profundo estudio sobre el tema en su libro Possesed (editado por iUniverse, 1993), al niño le puso el pseodónimo de Robbie Manhein.

Se sabe que el niño había trasteado con la ouija, que antes de la posesión se oían ruidos en el ático de la casa, y que se atribuían a las ratas; que el colchon del chico se movía violentamente en plena noche y que sus padres acudieron a la ayuda de la iglesia como opción desesperada a su violento comportamiento. Exactamente igual que la novela y la película.

El caso fue publicado en el Washington Post, obviando cualquier detalle que pudiera identificar a los implicados (el nombre de los sacerdotes sí se conocería años después). El artículo causó gran conmoción en la sociedad estadounidense de la época, entre los que se encontraba William Peter Blatty, escritor de la novela y productor y guionista de la película.

El exorcismo real duró unos cuatro agónicos meses, la realidad supera a la ficción.

La Novela


William Peter Blatty estuvo obsesionado durante años con el caso del chico poseído, y removió cielo y tierra para averiguar todo lo que pasó. Consiguió contactar con el auténtico sacerdote que realizó el exorcismo y recopilar la información necesaria para construir la que sería su obra maestra. El escritor llegó a confesar que incluso averiguó la dirección del chico, pero que nunca llegó a contactar con él, no por falta de ganas, sí no porque el sacerdote le había transmitido su enorme miedo de que el hombre quedara traumatizado por cualquier conexión entre su caso y la novela. Aun así, Blatty confesó que siempre ha tenido curiosidad por saber que recordaba...

A Blatty le costó conseguir publicar la novela,  incluso la editorial le pidió que fuera "menos explícita" obligando al autor a realizar algunos cambios (aunque realmente cedió en lo que quiso).

Se publicó en 1971 y el éxito del libro no se hizo esperar, lo que no se esperaba Blatty es el revuelo que causó. El pánico se desató y las solicitudes de exorcismos se dispararon, el propio escritor recibía desesperadas peticiones de ayuda a diario. La iglesia calificó el libro de "profundamente espiritual" sin embargo Blatty era constantemente atacado e insultado por católicos, judíos y protestantes que calificaban la novela de "sucia" y "obscena".

LA PELÍCULA


El Exorcista es una de las grandes, imposible de disfrutar viéndola una sola vez. La complejidad de sus personajes, de su guion, de su dirección, su atmósfera... Te hacen descubrir algo nuevo en cada visionado. 

No son pocos los que han dicho "a mí me dio más risa que miedo", y les entiendo perfectamente, porque cometen un grave error, El Exorcista no es una película para ver una tarde con los colegas (y mucho menos si estáis fumados), El Exorcista es para verla estando completamente solo en casa, en una televisión (nada de tablets, ni portátiles, ni mierdas), de madrugada, con las luces apagadas y a ser posible en versión original. Cuando acabe, apaga la tele, y con todo completamente en silencio piensa en lo que acabas de ver, y luego si tienes cojones te metes en la cama y apagas la luz. Entonces y sólo entonces entenderás lo que significa esta película.

Pero además El Exorcista está por encima del cine de terror, detrás de ese maquillaje que cuatro décadas después sigue siendo más impactante que cualquier efecto digital, se esconde un drama en toda la regla. La historia de un sacerdote que no quiere ser sacerdote, un hombre que ha perdido su fe, que fuma, bebe whisky, boxea... Cabreado con el mundo, cabreado con Dios, el auténtico cura ateo. Un siervo de Dios al que Dios no deja de putearle.
El padre Karras es el auténtico protagonista de la película, pero a la vez no lo es. En El Exorcista no hay protagonista, todos los personajes fuertes son igual de importantes. 

La madre es la que pone la mejilla (literalmente) ante la locura de su hija, está atormentada y desesperada, sabe que su "angelito" ha hecho algo horrible y su conciencia no esta tranquila... No cree en Dios pero no tiene más remedio que acudir a él, como hacen muchas personas cuando están desesperadas. 

El Padre Merrin se podría decir que es una mezcla entre Obi-Wan Kenobi y Van Helsing, su papel es tan importante que no se le puede considerar un secundario más, él sabe cómo vencer al Demonio y se presenta como la gran esperanza para salvar el alma de esa niña.

¿Y qué se puede decir de Regan? Ella es la eterna "niña del exorcista", ella es el icono de esta película y si el personaje no hubiera estado tan bien construido, el impacto de la película habría sido mucho menor. Que una niña con 14 años sea tan dulce y siga dibujando cachorritos con alas y arbolitos, contrasta con como acaba blasfemando y masturbándose con un crucifijo (algo que no es para tanto si lo comparas con que ahora lo hacen con Justin Bieber).

Y no me puedo dejar sin mencionar al Detective Kinderman, un hombre tan cansino como entrañable.





Todos estos personajes tan llenos de matices, no se podrían ligar sin un gran guion. El Exorcista tiene la ventaja de que su guionista es además el autor de la novela, aparte de la brillante historia que cuenta, William Peter Blatty ha dejado un buen puñado de citas célebres que han quedado para la historia del cine, y es que quien no se acuerda de frases como: "¿Has visto lo que ha hecho la cochina de tu hija?" o "Tu madre está aquí con nosotros Karras ¿Quieres enviarle un mensaje?"


La dirección es otra de las claves del impacto de El Exorcista, por poner un ejemplo la escena en la que los médicos entran en la habitación de Regan y se nos muestra por primera vez la voz del demonio, es una escena llena de gritos, de bofetadas, de caos... y en medio de esa locura se corta de golpe a un plano de la puerta de la habitación y se hace el silencio... La sensación es como estar cayendo en una montaña rusa y que se frene drásticamente durante la bajada , terror en estado puro.


Se sabe que el director William Fiedkin fue un auténtico tirano durante el rodaje, asustaba a los actores con petardos o a punta de pistola de fogueo. El set de la habitación de Regan estaba construido en un refrigerador a 40 grados bajo cero. Linda Blair con solo 14 años llegó a rodar hasta 17 horas seguidas sin quejarse (aunque más tarde si puso condiciones como no volver a llevar el maquillaje en El Exorcista II (1977, John Boorman)). Todos esos métodos, por crueles que sean, no cabe duda que han influido en el realismo que tiene la película.

El gran mérito de El Exorcista es ser considerada la mejor película de terror de la historia sin mostrar casi sangre, con poca música (su archiconocido tema apenas aparece durante la película). Lo ha hecho con un gran guion, una gran dirección y buenas interpretaciones.


El impacto de la película


Decir que las salas de cine donde se proyectaba El Exorcista tenían una ambulancia en la puerta, hacen ver lo que significó una película tan fuerte en aquella época. Multitud de desmayos y una inaudita cantidad de ataques al corazón dan fe de ello.

A pesar de que algunos peces gordos de la Warner vaticinaban un fracaso, El Exorcista recaudó $400 millones en todo el mundo. Por primera vez el cine de terror, que antes era un género más marginal, estaba a la altura de las grandes películas comerciales de Hollywood.

La comunidad religiosa fue especialmente dura con la película, calificándola de "muy peligrosa". Algún predicador llegó a decir que el film preparaba el terreno para "la llegada de Satan" y otros se limitaban a señalar que "No se puede llevar a la gente hacia Dios asustándoles de muerte".
Linda Blair recibía constantes amenazas de muerte, lo que obligó a la Warner a ponerle guardaespaldas durante los 6 meses posteriores al estreno.



Los "sucesos extraños" que rodearon a la película, tanto durante el rodaje como durante la promoción, alimentaban aún más la polémica. Varias personas relacionadas con el film murieron, como el actor Jack MacGowran, que interpretaba el personaje de Burke y falleció al poco tiempo de rodar sus escenas. También hubo un extraño incendio en el set que retrasó el rodaje varios días. En los cines no faltaron apagones y un rayo incendió un edificio en Roma el día de su estreno. Además en España a los dobladores se les cayó el techo del estudio.

Una parte de la crítica especializada la repudiaba, seguramente los medios más conservadores. Sin embargo las críticas positivas fueron mayores, llegando a decir de ella que es "una de las películas más poderosas jamas realizadas", y es que no es casualidad que El Exorcista sea una de las pocas películas de terror nominadas los Oscars.

El Exorcista llegó a optar a 11 nominaciones de los Oscars, de los cuales sólo se llevó dos: Mejor Guion Adaptado y Mejor Sonido. 

Nadie puede dudar que la película mereció alguna estatuilla más, pero sin duda lo más injusto fue el premio a "Mejor Actriz de Reparto" al que Linda Blair optaba por su interpretación de Regan. El premio fue para Tatum O'Neail por su papel en la película Luna de Papel (Peter Bogdanovich, 1973) ¿Sabéis que personaje hizo? Ni idea... ¿Os acordáis de la niña de El Exorcista? Pues el criterio que tuvieron para elegir ha quedado en evidencia.

No fue el caso, unos meses antes, de los Globos de Oro, donde El Exorcista fue la gran triunfadora, llevándose los premios a Mejor Película, Mejor Director, Mejor Guión y por supuesto el de Mejor Actriz de Reparto para Linda Blair. 


Legado e influencias


El Exorcista es uno de los pocos clásicos de terror que no han sido actualizados (de momento) con un remake. Eso no ha evitado que le salgan decenas de copias que se estrenan con el handicap de ser siempre comparadas con El Exorcista, y es que no existe película sobre exorcismos con la que no tengamos presente a Regan.

La influencia que ha tenido sobre películas como Posesión Infernal (Sam Raimi, 1981) o Stigmata (Rupert Wainwright, 1999), por poner dos ejemplos, son evidentes. Pero además El Exorcista fue la razón por la que Stanley Kubrick dirigió El Resplandor (Stanley Kubrick, 1980), y es que el famoso director rechazó dirigir El Exorcista en su momento, algo de lo que se arrepintió, y para quitarse la espinita llevó a la gran pantalla la aclamada novela de Stephen King.



De lo que no se ha podido librar El Exorcista es de horribles secuelas, de momento van 4, la única aceptable El Exorcista III (1990, William Peter Blatty), escrita y dirigida por el autor de la novela original. La segunda parte (que ya hablé de ella aquí) es posiblemente una de las peores secuelas de la historia del cine. Y las dos precuelas, simplemente son películas del montón.

En el año 2000, se volvería a estrenar en cines, algo que sólo está al alcance de otras películas clásicas como La Gerra de las Galaxias (George Lucas, 1977) o E.T. (Steven Spielverg, 1982). La nueva versión tenía 11 minutos más de metraje, que incluían la famosa escena de Regan descendiendo por las escaleras.

Como gran película que es no le han faltado referencias y parodias, destacando la que se hace al comienzo de Scary Movie 2 (Keenen Ivory Wayans, 2001) y la protagonizada por la propia Linda Blair junto a Leslie Nielsen: Repossessed (Bob Logan, 1990).


40 años después


El Exorcista ha envejecido tan bien que parece mentira que hayan pasado cuatro décadas. Se sigue manteniendo tan fresca e impactante que casi parece una película actual. Han sido muchas las obras maestras del género que han aparecido a lo largo de estos años, pero pocas han conseguido la calidad cinematográfica como para además considerarse clásico de la historia del cine.

El Exorcista está ahí, en ese club tan exclusivo, con El Padrino (Francis Ford Coppola, 1972), con Psicosis (Alfred Hitchcock, 1960), con Casablanca (Michael Curtiz, 1942)... Y dentro de 40 años seguirá ahí, y dentro de 100... Porque no solo es la mejor película película de terror que jamás se ha hecho, es una de las mejores de la historia del séptimo arte.


Valoración:
Atemporal 

6 comentarios:

  1. Es muy fácil asustar con sangre y vísceras a raudales pero hacerlo de la manera tan sencilla que lo hace El Exorcista es algo que sólo está al alcance de las grandes películas.
    Intenté volver a verla cuando la reestrenaron, me encontré la emisión a medias en la tele y decidí verla. No pude. Era la escena de la escalera y me produjo tanto horror ver a Regan bajando la escalera de aquella manera que tuve que cambiar de canal inmediatamente. Y esto sólo me ha pasado con esta película.

    Muy buena entrada, totalmente recomendable.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que lo de no poder verla le pasa a mucha gente, y lo increíble es que hablamos de una película del año 73... Ha llovido mucho ya, y nunca se ha vuelto a conseguir esa sensación.

      Eliminar
  2. la primera vez que la vi era un niño, me lleve tal susto con lo de la huarra de tu hija, que me fui, y me limite a escuchar desde otra habitacion el resto. durante un tiempo les tuve panico a las peliculas de terror, no queria llevarme otro susto asi.ahora lo recuerdo como una anecdota divertida, pero me costo atreverme a ver otra pweeliculade terror. mis padres me habian dicho que no la viera cuando la dieron por la tele, que no era para niños.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tranquilo no estas solo, no son pocos lo que se han traumatizado con esta película. Un Saludo!

      Eliminar
  3. aun me acuerdo el susto que me lleve la primera vez que la vi, y no vi la parte del exorcismo. la escena de mira lo que ha echo la huarra de tu hija me impacto bastante. mis padres me habian dicho que no era adecuada para niños. años despues si la vi entera, no me extraña que hubiera desmayos en los cines, pusieron sonidos molestos como gruñidos de cerdos o zumbidos de avispas. muchos acomodadores decian que no la habian visto , pero que oirla era inquietante.

    ResponderEliminar