jueves, 31 de octubre de 2013

Halloween - Original vs Remake












"Adelante, pero ante todo que tenga tu estilo" le dijo John Carpenter a Rob Zombie cuando este fue elegido para dirigir el remake de Halloween (John Carpenter, 1978). Muchos respiraron aliviados al enterarse de que Zombie sería el encargado del film, su estilo que mezcla la estética del terror de los 70 con la brutalidad de los 2000 parece perfecto para Michael Myers. Un gran poder conlleva una gran responsabilidad, le decían a Spiderman, a Zombie con solo dos películas le dieron el premio gordo, pero un paso en falso y los fans le pondrían la cruz... El tipo le pidió permiso a Carpenter (¿Quién es él para negarse si también ha hecho más de un remake?), y la hizo con una sorpresa añadida, no sería un remake/reboot al uso; atención porque el amigo Zombie se saca de la manga otra bestia cinematográfica: La "precuela-remake" (clin, clin clin, $$$$$$$$). Así nació Halloween: El Origen (2007, Rob Zombie), un nueva visión de Michael Myers (diferente a la de Austin Powers) explicando los origines de su maldad. ¿Pero está a la altura el "truco o trato" de Zombie del de Carpenter? 


La Original


Año 1978, vamos a contar algo que no se ha visto nunca: Un hombre con una máscara acecha a un grupo de adolescentes, al caer la noche los va matando uno a uno con un enorme cuchillo de cocina... ¿De qué me suena? Podemos cambiar el cuchillo de cocina por un machete, un hacha o lo que se os ocurra; de cada 5 películas de terror que hemos visto, 4 tienen esta estructura... Si bien La Matanza de Texas (Tobe Hooper, 1974) sembró las bases, en 1978 el público estaba ante algo completamente nuevo, algo que funcionó tan bien que más de tres décadas después se sigue copiando, una auténtica revolución.

Michael Myers con solo 7 años asesina a su hermana en una de los planos secuencia más recordados e imitados en la historia del cine de terror. Se nos presenta al asesino como un niño sin expresión en su rostro, igual que la máscara que llevará después (y que le acompañará a lo largo de sus interminables secuelas), John Carpenter tenía claro lo que representa Michael Myers, el mal en sí mismo; un ser sin sentimientos y sin razón aparente para matar. Con ese concepto y un ritmo pausado, siempre acechando a sus víctimas e imponiendo el suspense sobre el terror directo, Carpenter va preparando el terreno, aumentado poco a poco la intriga del espectador (el espectador de la época) para la segunda mitad del film, donde al caer la noche Michael ataca a los jóvenes con escenas llenas de tensión, que engrandecieron a la película (junto a la impresionante banda sonora compuesta por el propio Carpenter) y a su protagonista, la entonces desconocida Jamie Lee Curtis, que se convirtió en la reina del grito.




¿Qué necesita una película para considerarse un clásico? Pues mucho éxito o impacto social y cultural. El éxito de Halloween es innegable, en su día se convirtió en la película independiente más taquillera que se había rodado hasta la fecha. Es una de las grandes culpables de que la festividad americana del "truco o trato" se haya extendido hasta otros continentes. Y sobretodo, su influencia sobre el cine de terror ha sido brutal, los propios creadores de Viernes 13 (1980, Sean S. Cunningham) han reconocido que aprovecharon el éxito de Halloween para copiarla descaradamente. Halloween marcó la línea a seguir en el género para las siguientes dos décadas, incluso cuando la fórmula parecía agotada apareció Scream (1996, Wes Craven) con un homenaje a la película que resucitó el cine de terror de los 90. Por todo esto y mucho más, Halloween es un film imprescindible para los amantes del cine de terror y del cine en general.

El Remake


Rob Zombie deja claro desde el primer minuto de metraje que su Michael no es como los demás, por primera vez tras 8 películas le escuchamos hablar. Conocemos a ese niño que disfruta torturando y matando a pequeños animales solo para escapar del infierno que vive en su casa, donde comparte techo con el impresentable de su padrastro, que le hace la vida imposible; la guarrilla de su hermana y una madre que tiene que dedicarse al baile erótico para sacar a su familia adelante. Por si vivir en este ambiente fuera poco, encima en el colegio se burlan de él.

Las victimas de Michael Myers siempre han estado muy bien definidas, adolescentes y familiares. Con su caótica familia se explica el por qué de esa obsesión, y con la promiscuidad de su hermana se entiende la aversión de Michael hacia el sexo y los adolescentes.

Todo está perfectamente contado sin que el film decaiga; desde la presentación del personaje hasta el asesinato de su hermana, cambiando el mítico plano secuencia de la original por tres brutales asesinatos que impresionan aún más tratándose de un niño de 10 años cometiéndolos. Zombie le imprime su estilo a la película sin imitar a Carpenter, cosa que habría sido un auténtico suicidio.

Pero la precuela no acaba en los primeros asesinatos, la película nos regala un año de la vida de Michael en el manicomio en el que es encerrado. Esas escenas nos hacen conocer aún más el personaje y se profundiza en su relación con el Doctor Loomis.
Todo esto dura 40 minutos que son lo más interesante de la película, después aparece un cartel de 15 años después y empieza el verdadero remake/reboot.




Michael ha crecido y es un tipo gigantesco, escapa del manicomio en una secuencia espectacular y que hace que la película realmente prometa mucho. ¡Bravo Rob Zombie! Estás haciendo un señor remake, no importa que te hayas cargado la naturaleza de Myers, la película está demasiado interesante para pensar en ello. Ahora vamos a Haddonfield... ¡Nooooo! ¡¿Por qué Rob, por qué?!  Después de una primera mitad tremenda, el director se mete en el terreno de Carpenter, empieza el verdadero slasher, y tiene que recurrir a una formula tan agotada que es incapaz de sostener o de innovar. La película se convierte un slasher del motón, Michael Myers va a saco, se los carga a todos como si no hubiera mañana, dejando de lado la cruel elegancia que siempre le ha distinguido de otros psychokillers. Y aunque hay escenas que merecen la pena, no son suficientes para sostener la agotada formula que llevamos viendo 30 años, la película se convierte en la simple curiosidad de ver como matará al siguiente o deseando que acabe de una vez con la repelente protagonista. El remake se convierte en una secuela más, que tiene como único aliciente esos primeros tres cuartos de hora, que son excelentes.





Son pocos los remakes que superan a la original, el de Rob Zombie no es la excepción, pero su Halloween es el claro ejemplo de que aunque es absurdo volver a hacer algunos clásicos, sí que se pueden aportar cosas interesantes. A Rob Zombie hay que agradecerle revivir esta saga, es la película de Halloween que más ha recaudado (mierda, van a seguir haciendo remakes), pero este director ha demostrado que lo suyo no son los remakes, lo que sabe hacer es contar historias propias, como demuestra en la primera mitad del film y después en su polémica secuela Halloween II (Rob Zombie, 2009), en la que realmente hizo lo que le dio la gana.


Las Diferencias


La principal diferencia de las dos es el propio Michael Myers. Zombie nos muestra como es Michael, como vive y sobre todo por qué acaba como una regadera. Un arma de doble filo, por un lado el director consigue aportar cosas muy interesantes al pasado del asesino que hacen que la película merezca la pena, por otro consigue que el espectador entienda a Myers e incluso le apoye (¿Quién no se alegró de que matara a su padrastro?) esta humanización del personaje le hace perder fuerza, que ni con la brutalidad de la que le dota en la segunda mitad de película (más propia de Jason que de Myers) consigue recuperar, porque detrás de esa máscara inexpresiva de siempre lo que imaginamos es al niño atormentado.
El concepto de John Carpenter es totalmente opuesto, no hay razón para matar, simplemente Michael es el mal encarnado por el hombre. El Michael de Carpenter es un tipo completamente calculador que acecha a su víctima esperando el momento adecuado para atacar. El Myers de Zombie también acecha pero no espera tanto, va más al grano, dejando de lado la intriga que consiguió producir la película original en su época.

Pero no solo Michael es diferente, la Lorie Strode original interpretada por Jamie Lee Curtis, es la hija que todo padre querría tener, inteligente, cauta y virginal; el espectador rápidamente se compadece de ella deseando que no le pase nada malo. La Lorie que hace Scout Taylor-Compton es un personaje idiota y repelente a más no poder, el único sentimiento que produce es ganas de que Michael Myers se la cargue de una vez.

Lo que no se puede discutir al remake es que su reparto está a la altura de la original, rescatando a Danielle Harris (la mítica Jamie Lloyd en las entregas 4 y 5 de la saga enseñando las tetillas) para el papel de Annie. Y sacando a Chucky de su caja para que Brad Dourif haga del sheriff.
Pero sobretodo hay que destacar a dos: Malcom McDowell (el inolvidable Alex de La Naranja Mecánica (1971, Stanley Kubrick) que hace un Doctor Loomis a la altura del inolvidable Donald Pleasence. Daeg Faerch que muestra una interpretación espectacular de Michael Myers con 10 años. 
Bueno y Scout Taylor-Compton sabe gritar, no como Jamie Lee Curtis, pero sabe gritar.




A favor de la original

- Es el slasher más influyente de la historia del cine.
- El suspense, la atmosfera, y los momentos de tensión, un atentico despliegue de talento del maestro John Carpenter.
- El concepto de Michael Myers: pura maldad.
- Una de las mejores Bandas Sonoras jamás creadas, con poco más que un piano.
- Se hizo con 4 duros y tuvo un éxito arrollador.
- Jamie Lee Curtis debuta por todo lo alto en la gran pantalla.
- Donald Pleasence interpreta por primera vez al histórico Doctor Loomis.


En contra de la original

- Ha sido tan copiada a lo largo de los años que hoy en día ha perdido su fuerza y el espectador medio no la sabrá apreciar como se merece.



A favor del remake

- Los primeros 45 minutos, en la que se nos muestra como llega Michael a la locura son excelentes.
- Buen reparto, destacando a Daeg Faerch como Michael niño y Malcom McDowell como el Doctor Loomis
- Más violenta que la original con algunas escenas memorables.
- Es mejor película que algunas secuelas de la saga.


En contra del remake

- Cuando empieza la verdadera parte remake la película decae pasando a ser un slasher típico y poco innovador.
- El personaje de Michael Myers pierde su fuerza al encontrar motivos para su locura.
- La protagonista Lorie Strode es un personaje estúpido y repelente.



Conclusión


No se puede decir que el de Halloween sea un remake innecesario (aunque tampoco lo necesitaba), porque realmente aporta cosas interesantes que los fans de la saga disfrutaran. Pero si no fuera por esa primera mitad, el film sería completamente olvidable. No digo que Rob Zombie tenga que reinventar el cine de terror como sí lo hizo Carpenter en 1978. Pero algunos remakes, como el de La Matanza de Texas (Marcus Nispel, 2003), han demostrado que los slasher todavía pueden decir cosas. Han pasado tres décadas y ya es dificil sorprender en el cine de terror, Zombie partía con esa desventaja sobre Carpenter pero también contaba con muchas más influencias que no ha sabido aprovechar para ofrecer algo fresco. Pese a ello es un digno remake para que nadie olvide a Michael Myers, que estaba aquí antes que Jason y Freddy.

Ganadora: Halloween (1978, John Carpenter)


"No se puede matar al hombre del saco"

miércoles, 23 de octubre de 2013

Pesadilla en Elm Street: El Videojuego de NES

Soy un loco de los juegos antiguos, especialmente los de la era de los 8 y 16 bits, que por ellos no pasa el tiempo. Hoy en día es fácil jugar a cualquier juego con un emulador en el ordenador (aunque no hay nada más gratificante que jugarlos en la consola original y una tele de "culo gordo"), hace tiempo me bajé un pack con cientos de juegos de la mítica NES, la genuina Nintendo.

Buscando entre qué juegos probar leí un nombre que me llamó la atención "A Nightmare on Elm Street", encontrarlo fue una alegría más que una sorpresa, porque no hubo ningún personaje de terror más mediático que Freddy Krueger en los 80, así que no era de extrañar un videojuego con la licencia de la exitosa franquicia.

El caso es que probé el juego y no duré ni 5 minutos jugando con él, la verdad es que en un primer contacto el juego parece tener poco que ver con Freddy, salvo por el título y el menú, eso sumado a que otros auténticos clásicos como Mario o Zelda me estaban esperando en el pack que me había descargado hicieron que me olvidara del juego hasta hace poco...

Decidí darle otra oportunidad con muy pocas esperanzas de que me conquistara (y mucho menos después de probar la versión de Viernes 13) pero no se si será porque mi vena de retrogamer es ahora más intensa, pero lo cierto es que jugué, me mataron, volví a intentarlo y tras aprender un poco la mecánica y comprobar que efectivamente el juego si tenía que ver con Freddy terminó gustándome, y completarlo se convirtió para mí en un reto personal.


Solo hay dos razones para aventurarte a completar esta tortura de 8 bits, o te aburres muchísimo o eres muy fan del hombre que murió de un picor de huevos... En mi caso fue por las dos cosas. No lo llamo tortura porque el juego sea malo, lo hago porque el juego es bastante difícil (aunque aparecerá el típico gamer al que todo le parece fácil). Su dificultad no está en su mecánica de juego, que si es bastante sencilla (un juego en 2D de la época), si no en que constantemente eres atacado por enemigos, a veces no das a basto, y es imposible no recibir daño en muchos momentos (también por fallo de los programadores), los que no tengan paciencia lo dejarán rápidamente, no obstante gracias que en los emuladores se puede guardar la partida cuando te de la gana, no es imposible completarlo y disfrutarlo (se pueden jugar hasta cuatro jugadores, creo que sería un plus de diversión jugarlo acompañado).

Pero vamos a lo que importa, lo que ofrece este juego a los fans de la saga. Nos encontramos en la mismísima Elm Street, que está invadida por todas las criaturas que os podáis imaginar, desde murciélagos que tiran rocas, hasta zombies pasando por ratas y fantasmas. El objetivo es entrar en todas las casas y recoger todos los huesos de Freddy Krueger y destruirlos para poder acabar con él de una vez por todas (ja!). Pero obviamente el hombre al que nunca le pedirías que te rasque la espalda no está dispuesto a permitirlo... Tras un tiempo buscando los huesos, y si no encuentras un café para mantenerte despierto, te dormirás, el mundo se volverá más oscuro y los enemigos serán más agresivos y fuertes (algo que me recuerda, salvando mucho las distancias, a Silent Hill), pero no todo está en tu contra, en este mundo pesadilla pulsando el botón "select" te convertirás en un auténtico Dream Warrior, digno de la secuela más valorada de la franquicia, siendo uno de ellos podrás, entre otras cosas, disparar o dar patadas aéreas como si fueras Chuck Norris (para Chucky Norris este juego es demasiado fácil). Pero ojo, si pasas demasiado tiempo dormido, o no encuentras una radio de las que hay en el escenario para despertarte, comenzarás a oír una música de la orquesta filarmónica del MIDI que dirá: 1, 2, Freddy's coming for you... (O la puedes cantar con cualquiera de las 200 traducciones que le han hecho en el doblaje español) cuando acabe la canción aparecerá un mensaje que dirá "Freddy's Coming" y te tendrás que enfrentar a él cara a cara... Pero no serán los únicos enfrentamientos que tengas con el hombre que no puede masturbarse con la mano derecha, cada vez que reúnas un numero de huesos también aparecerá de diferentes formas, como en forma de garra o de gusano gigante, y es que se nota que la mayor inspiración para el juego ha sido Pesadilla en Elm Street 3: Dream Warriors (1987, Chuck Russel). Cada vez que le derrotes, después de reunir los huesos, aparecerá una llave que abre otra casa de Elm Street... pero no solo visitaras casas, también pasarás por el cementerio o el desguace de coches y las simbólicas calderas que tanto le gustan al hombre al que ningún moco se le resiste cuando se hurga la nariz.



Contado así parece un juegazo, tampoco es para tanto, en realidad es una mala copia de Castlevania II: Simon Quest. Los fans de Freddy lo disfrutarán como nadie, pero hay juegos de 8 bits que han envejecido mucho mejor. Yo lo jugué en un emulador y me ha gustado lo suficiente como para querer tenerlo algún día en formato físico. Además supongo que el juego tendrá más de un fan porque la compañía NICA ha sacado recientemente una figura de Freddy basada en su diseño en el juego y otra de Jason en el juego de Viernes 13, del que no puedo hablar porque ese sí que me veo incapaz de completar (es malo, malo), aunque nunca se sabe, a mí las reliquias me tiran mucho...





miércoles, 16 de octubre de 2013

La Maldición de Chucky

¿Quién lo diría? Una película que ni se ha estrenado en cines, condenada al mercado doméstico como si fuera una secuela de Disney rollo "La Sirenita 4: A Ariel le sigue oliendo a pescado".

¿Y quién diría que el mismo director de la odiosa y vomitiva quinta parte sería capaz de hacer esta delicia para los fans del muñeco asesino? ¡Pues yo! Yo sabía que Don Mancini tenía talento para dirigir películas de terror. Lo juro, lo noté en ese homenaje a Halloween (John Carpenter, 1978) del principio de La semilla de Chucky (Don Mancini, 2005),  y en esos movimientos de cámara dándole la vuelta al plano cuando Chucky está colgado y... y otras cosas que no me acuerdo porque es una película que quiero borrar de mi memoria. Pero de verdad, que yo pensé "Este tío vale", pero en aquella ocasión falló en otro aspecto, en su verdadera vocación, el guion.


El guion, la base de toda película, sin guion no hay nada... Don Mancini ha escrito todas y cada una de las películas de Chucky, casi ninguna saga de terror puede presumir de tener siempre el mismo guionista, ya me gustaría a mí que Freddy siempre tuviera a Wes Craven o Michael Myers a John carpenter... 


Para Don Mancini, Chucky es la obra de toda su vida, él lo creó, él lo destruyó con su ridículo hij@, y él lo ha resucitado de la mejor manera posible...


Este hombre tiene todos mis respetos, porque ha luchado contra viento y marea con una productora que no ha mostrado ningún interés por la película. Le han dado un presupuesto de 5 millones de dolares, el más bajo de la saga, por debajo de los 9 que tuvo la primera parte en 1988 y a años luz de los 25 que costó La Novia de Chucky (Ronny Yu, 1998). No hace falta decir lo caro que es hacer una película, pero una como esta en la que tienes que, entre otras cosas, fabricar varios muñecos mecánicos, que no son precisamente como los "furbys" pues el dinero viene aún mejor... 


Aunque la verdad es que el tipo ha sabido sacar partido a lo poco que tenía (así se aprende a dirigir) lo cierto es que por desgracia se nota en algunos efectos especiales, Chucky se mueve con mucha más naturalidad (cuando está de pie) en sus películas de principios de los 90 que en esta que es de 2013... Pero no le podemos echar la culpa al bueno de Don, ni a los de efectos especiales que lo han hecho lo mejor que han podido. La culpa es de la "grandiosa" Universal Pictures.
La Universal, una productora que no han tenido en cuenta a nadie, se han querido gastar lo mínimo y no han escuchado a un solo fan. Ha habido montones de plataformas en la red intentando que el film se estrenara en cines, pero les ha entrado por un lado y les ha salido por otro... 
¿Y todo por qué? Porque esto no deja de ser un experimento, una película que si se vende bien podrán dar luz verde al programado remake de Muñeco Diabólico (Tom Holand, 1988), pero no se dan cuenta que si se vende bien va a ser por los fans de Chucky, y los fans de Chucky no quieren remakes que puedan joder a la original, lo que quieren es buenas secuelas, buenas secuelas como esta.

Y es que La Maldición de Chucky (Don Macini, 2013) es una grandísima secuela, una secuela que reconcilia al muñeco asesino con sus fans después del tono que había tomado la saga tras la cuarta parte. Yo personalmente tengo que confesar que La novia de Chucky (Ronny Yu, 1998) en su día me gustó, pero tras ver la siguiente entrega odié en lo que se había convertido la franquicia, sinceramente creo que La Semilla de Chucky hizo peor a La Novia de Chucky.

Los fans del muñeco pedíamos terror, un regreso a las raíces, la vuelta de esos traumas que azotaron a millones de niños en los 80 y 90. Pues bien, Don  Mancini nos lo ha dado, tanto es así, que es la película de Chucky más aterradora desde la primera parte. Está llena de suspense y de buenos sustos (¡Que efectivos habrían sido en el cine, demonios!), y como no, buenas muertes, Chucky es un Miguel Ángel de los asesinatos (no me refiero a la Tortuga Ninja) y su humor negro no falta a la cita, pero eso sí, esta vez con cuentagotas.

El guion principal se enriquece con unos personajes muy bien construidos, como siempre hace Mancini, y algunas subtramas muy divertidas y sorprendentes (y morbosas... grrr).

Las actuaciones son también bastante buenas, a destacar especialmente a Fiona Dourif, la niña de papa, la enchufada de la película, hija del hombre que lleva 25 años bajo el plástico del Good Guy, pero demostrando que está ahí por méritos propios, que merece pasar a la historia de Child's Play y que realmente es una prometedora actriz.

Se ha querido contentar a todo el mundo (Y ojo, que vienen Spoilers) mostrando un Chucky sin cicatrices, con su imagen original, y el Chucky con la cara cortada de nueva generación, con algunos guiños también a Bride of Chucky (Si, hay mucha gente que prefiere el "Chucky buffon"). Pero ante todo es un homenaje a la primera parte, mostrándonos de nuevo a Brad Douriff como Charles Lee Ray y flashback de la película original. Y sobre todo para que los fans eyaculen del todo... (Y ojo, que vienen MegaSpoilers) ese final postcréditos en el que volvemos a ver a Chucky y a Alex Vicent (el genuino Andy Barclay)  en una misma escena llena de guiños a la trilogía original ¡Vaya regalazo que nos ha dado el tito Don! Aunque sinceramente, viendo eso, uno se queda con las ganas de una nueva película con Andy como protagonista (y si saliera la mítica Kyle de la segunda parte ya sería una paja)... Pero en fin, si una película te deja con ganas de más es porque se ha hecho bien.

Resumiendo grandísima secuela de Chucky, que si bien no es una obra maestra (las películas así son para entretener y divertirse) gustará a todo el mundo, sobre todo a los fans y especialmente a los de la trilogía original, porque está a la altura de las dos primeras entregas. ¡¡Gracias Don Macini!!


Valoración
Buena

La Saga:

lunes, 14 de octubre de 2013

Evil Dead - Original vs Remake




Hace solo unos años cuando se anunciaba un nuevo remake de un clásico de terror todos poníamos el grito en el cielo. Recuerdo con especial indignación el caso de Pesadilla en Elm Street (2010, Samuel Bayer), que solo enterarme que se iba a rodar (y encima sin Robert Englund) me dio arcadas, ver el trailer (sin Robert Englund) me produjo cagalera, y al ver la película (joder ¿Por qué no está Robert Englund?) me entraron ganas de suicidarme...

Cuando se anunció el de Posesión Infernal (1981, Sam Raimi) todos queríamos quemar Hollywood. Si, "Evil Dead es intocable" decíamos algunos, "la van a cagar" decían otros, "ya no saben ni que hacer para ganar dinero" decíamos todos... ¿Y luego qué? Nos ponen un trailer que nos deja la boca abierta y todos a contar los días para que se estrene. ¿Ya no estamos cabreados? Puff, como nos manipulan... Cada vez nos venden más refritos, y cada vez lo vemos más normal. Es una pena.

Un remake que sea claramente superior a la orginal, es como cuando te encuentras una pipa sin cascara dentro de la bolsa, a veces pasa... Y la nueva Posesión Infernal (2013, Fede Álvarez) no es el caso, pero si que es un digno remake, reboot o como lo queráis llamar (para mí todo es la misma mierda), todo esto resignándome y aceptando que los remakes tienen que existir y que algunos incluso pueden aportar cosas.



La Original



¿Quién construye una cabaña en el lugar más profundo e inaccesible del bosque, con un enorme sótano al que se accede por una pequeña trampilla en suelo? Pues seguramente alguien como Bin Laden. Pero teniendo en cuenta la cantidad de películas que hay sobre el tema, debe ser típico que los jóvenes de Estados Unidos pasen los fines de semana en estos sitios, en lugar de emborracharse para poder aguantar la música atroz que a nosotros nos ponen en las discotecas Españolas (yo ni borracho la aguanto).

El argumento se ha repetido hasta la saciedad, los cinco chicos que van a la cabaña y al caer la noche empiezan a "pasar cosas", pero en aquella época aún no era tan típico (primera y obvia ventaja sobre el remake).

Los chicos encuentran en el sótano el "Necronomicón", el libro de los muertos, y una grabación de un tipo leyéndolo que no pueden evitar la curiosidad de escuchar. Mientras lo están escuchando una de las chicas se pone histérica porque no puede soportar lo que oye (vamos, lo mismo que me pasa a mí con Pitbull). Esta chica será la primera poseída por uno de los demonios que libera el conjuro que se escucha en la grabación, haciéndole pasar a Ash, protagonista e histórico personaje (ya le gustaría al Ash de Pokemon), la peor noche de su vida...


La peli se hizo con un presupuesto de risa, no llegaba ni a los $400.000, y con técnicas tan "innovadoras" como colocar la cámara en una tabla de madera y correr por el bosque simulando la vista de un demonio. Llena de situaciones inverosímiles, gore cutre del bueno y un Bruce Campbell épico. Es una indiscutible película de culto, explicita y polémica que todo fan del cine de terror está obligado a ver.


El Remake


En esta ocasión, y como estamos en un reboot, cinco chicos van a pasar un fin de semana a una cabaña oculta en el bosque... ¿Qué tiene eso de reboot si es lo mismo? Bueno esta vez la excusa no es para tener un sitio exótico en el que drogarse y fornicar (cosa que en la original no hacen ¿Pero para qué van a ir ahí si no son de la CIA y están buscando a Bin Laden), los chavales van a la casita por una buena causa, ayudar a una chica a superar su adicción a las drogas... A pesar de encontrarse restos de rituales, gatos muertos y el Necronomicon en el sótano, los chicos siguen pensando que la chica va a estar muy a gusto en el campo sin poder fumarse un triste porro... Y el típico Freak (un personaje que parece una fusión entre John Lennon y Kurt Kobain) tiene que leer el Necronomicon a pesar de que en el mismo libro advierte de su maligno poder... La chica se pone muy agresiva, haciendo pensar a los chicos que el mono le está jugando una mala pasada, pero no amigos, es la primera de ellos en ser poseida...



Si hay un género que repite fórmulas es el terror, y después de tantos años lo hemos visto casi todo. El director Fede Álvarez, sabía que no iba a inventar nada y mucho menos en el remake de la película de "Cabañas en el bosque" por excelencia. Así que ha optado por repetir la fórmula con la línea de brutalidad que han marcado los últimos remakes de los clásicos del terror, pero dando un paso más allá y ofreciendo un auténtico festival de gore, hecho además artesanalmente, cosa que es de agradecer. Ese gore y el respeto total por la original ha hecho que la mayoría de los fans la acepten, incluso se especula con que podría formar parte de la saga original, haciendo un cruce con ella en una futura película...


Las Diferencias


Sin duda la diferencia más significativa y que más se ha criticado al remake es la falta de humor negro característica de la saga Evil Dead, y que ya estaba presente en la primera parte (sus secuelas lo acrecentaron). Incluirlo habría restado la brutalidad y crudeza que posee el remake, pero la original aún con esos toques de humor consiguió aterrorizar a mucha gente en su momento (tengo un familiar que esta película le traumatizó).

El respeto que tiene el remake por la película que copia queda claro al no repetir los mismos personajes. Incluir a un nuevo Ash habría sido un error monumental, Bruce Campbell es un icono de la serie B y es insustituible. Todo un acierto para el remake pero una desventaja también no contar con alguien como él. 

Los personajes en este tipo de películas suelen ser muy planos (¿Que más da si solo queremos verlos morir?), los de la original lo eran (quitando a Ash), pero en el remake tienen incluso menos personalidad, algo que no se entiende teniendo un guion más elaborado. Sólo hay que ver al chico protagonista, que siendo el hermano de la yonky, parece tener horchata en vez de sangre. La chica que por cierto es el único personaje que destaca, Jane Levy, muestra un auténtico repertorio registros como actriz.

El remake como he dicho antes tiene una trama más elaborada, pero explicar la situación, tras el innecesario prólogo, ralentiza el arranque de la película (eso si, cuando arranca ya no para), en la original el suspense y la atmósfera de que algo malo pasa, están desde el minuto uno.


Lo divertido de hacer un reboot en lugar de un remake (para los que lo hacen) es que cogen de la película original lo que les da la gana. Para la nueva película las únicas situaciones que han copiado totalmente (dentro de que tus amigos sean poseídos por demonios en una cabaña), son la de encerrar a una endemoniada en el sótano y la escena de los árboles violando a una chica. En el reboot la han hecho a su manera, en lugar de que las propias ramas del árbol la penetren, les sale una especie de tentáculo viscoso como ¿pene?... Algo mucho menos sugerente, menos crudo y menos interesante cinematográficamente que en la original.


Pero bueno, como se me empieza a ver ya el plumero (sí, soy MUY fan de la original), diré que los años no pasan en balde y hay películas de terror que han envejecido mejor que la primera Evil Dead, simplemente es ley de vida, como película para "disfrutar" pasando miedo (o revolviéndote el estómago) hoy en día el remake gustará mas a la mayoría de gente (a los menos frikis).




A favor de la original

- Equilibrio perfecto entre terror y humor como pocas veces se ha logrado.
- La primera aparición de Bruce Campbell como Ash, uno de los grandes del cine de terror.
- Se siente la frescura de ser de las primeras en el "terror de cabañas en el bosque".
- Un ejemplo de cómo rodar una gran película con cuatro duros.
- Efectos especiales innovadores e ingeniosos especialmente en el trabajo de cámara.
- Es una auténtica película de culto.

En contra de la original

- Es una película de principios de los 80 y con bajo presupuesto, y algunos de sus efectos especiales, aunque innovadores, no han envejecido bien (pero esto es malo para algunos).


A favor del remake

- Respeto total hacía la original.
- ¡¡¡Gore, gore, gore, yeaaaah!!!
- La trama está más elaborada que la de la original.
- Poco ordenador, los efectos y maquillajes son mayormente artesanales, como debe ser.
- 100% terror sin trampa ni cartón.
- Más gore.
- Jane Levy destaca con su interpretación.
- Final espectacular.
- Y además es muy gore.
- Final postcreditos, un buen guiño a los fans, otra prueba de su respeto por la saga.
- ¿He dicho lo gore que es?

En contra del remake

- El humor negro característico de la saga brilla por su ausencia.
- Es algo lenta al principio en comparación con la original.
- Personajes planos, especialmente el protagonista que no está a la altura de su relación con el personaje de Jane Levy.
- Es una película de Evil Dead sin Ash (aunque se agradece que no la caguen poniendo a otro actor).


Conclusión


Posesión Infernal ya tuvo su reboot hace muchos años, en España se llamó Terroríficamente Muertos (1987, Sam Raimi), aunque se la conoce como la segunda parte de la saga. En esta nueva versión Sam Raimi se reinventó a sí mismo, mejoró y superó a la original. Pero ni por esas le ha podido quitar su sitio a la primera Posesión Infernal como una de las mejores y más recordadas películas de terror de la historia.
Este remake es una gran película de terror, de los mejores reboots que se han hecho últimamente, es la película perfecta para ver comiendo si quieres vomitar (lo digo en el mejor de los sentidos) pero nunca llegará a ser la obra de culto que es la original, aunque creo que tampoco lo pretende, y la verdad son dos películas que pueden coexistir perfectamente gracias al respeto con el que se ha hecho esta nueva versión.

Ganadora: Posesión Infernal (1981, Sam Raimi)


"Mirad sus ojos... Mirad sus ojos... ¡Por el amor de Dios! ¿Que le pasa en los ojos?"


miércoles, 2 de octubre de 2013

El Exorcista II: El Hereje

Tenía muchas ganas de hablar de El Exorcista II (John Boorman, 1977), lo que no tenía ganas era de volverla a ver...

La mayoría de las secuelas tienen la desgracia de ser comparadas con la película original, lo cual es una putada... Porque a veces la sombra de un gran clásico eclipsa a la que puede ser, al menos, una película entretenida.

En el caso de "El Hereje", titularse "El Exorcista II" no es ni mucho menos un lastre, más bien es una ventaja, porque lo realmente interesante de esta película es el título. Estamos ante un film que nadie vería, que a nadie le gustaría (si, hay gente a la que le gusta, como el mismísimo Martin Scorsese), si no fuera la secuela directa de la que para muchos es la mejor película de terror de la historia, El Exorcista (William Friedkin, 1973).

Por favor no me malinterpretéis, la he dado un voto de confianza y la he visto más de una vez, no es una mala película... Es una película pésima.

Que si, que habrá gente a la que le guste "porque cuenta cosas muy interesantes sobre Pazuzu (el demonio que posee a Regan) y aporta mucho a la historia del Padre Merrin bla bla bla..." no seáis hipócritas, si esta película no se llamara "El Exorcista II" antes os tragáis un documental de "Mierdas de Caballo"... Pero bueno que yo os respeto y eso, si a mí también me gusta ver lo bien que ha crecido Linda Blair.

"El Hereje" es lenta y aburrida a más no poder con un guion denso y confuso, lleno de diálogos que no tienen nada de interés. Que alguien me explique como se pasa de una niña poseída por el demonio a un rollo de hipnosis con langostas volando por el desierto.

No entiendo a qué viene eso de ir a África para hablar con un negro que estuvo poseído por Pazuzu, para luego ir a la habitación de Regan a enfrentarse al demonio, que luego está en la cama, cuando Regan no está en la cama, pero Pazuzu tiene la forma de ella y le pide al cura que mate a la autentica Regan, cuando se supone que él está dentro de Regan... ¿Os habéis enterado de algo de lo que he dicho? Yo tampoco.

Pues a este cachondeo de guion lo llaman "El Exorcista"... ¡El Exorcistaaaaa! (¿Me río o lloro?)

Que buena mierda fumaban en el rodaje
Quizás la intención era buena, a lo mejor no querían caer en repetir la fórmula de la original... Pero no me creo que se creyeran que estaban haciendo algo digno mientras la realizaban. No me imagino al director pensando en el rodaje "¡Que peliculón estamos haciendo!"... ¿Y los de la Warner, que se fumaron para aceptar el guión? Pues no lo sé, pero sospecho que ni se lo leyeron... O vieron que el titulo era "El Exorcista II" y los ojos les hicieron "$$". Pero el público no es tan tonto como parece y se dieron un batacazo importante en taquilla, por listos.

Me viene a la cabeza una parodia de El Exorcista con Leslie Nielsen y la propia Linda Blair llamada Reposeida (Bob Logan, 1990), que siendo malilla parece más una secuela que esto.

Vale también tiene cosas buenas, técnicamente está bastante bien con una atmósfera lograda, la música es buena y las actuaciones dignas... Y que si consigues verla del tirón sin hundirte en el sofá arrastrado por un sueño atroz, será un auténtico milagro del padre Merrin.


Valoración:
Regular